Menu

Identidad visual #5: La tipografía

3 Abril, 2015 - Arte y creatividad, Marketing
Identidad visual #5: La tipografía

3.- La tipografía

 

La tipografía es la última identidad que vamos a tratar para definir el conjunto Visual de la empresa.

Por regla general, todas estas identidades (que hemos visto a lo largo de la colección de post dedicada a la identidad visual de una empresa/marca), y alguna normas más que veremos a continuación, deberán ser reflejadas en un manual con todas las normas de identidad visual, que será de obligado cumplimiento, ya que el uso de esas normas, mostrará al mundo “qué y como es la empresa/marca” y como les ve el mundo a ellos.

La incorporación de una tipografía en la identidad visual, se puede materializar de varias formas. Puedes utilizar una fuente que ya existe, que es lo más habitual, o crear/diseñar una familia de fuente de letra nueva. Esta última opción suelen emplearla grandes empresas con un buen gabinete de diseño, pues  construir una familia de fuentes de letra, no es precisamente una tarea sencilla.

Por si no lo sabes, existen portales Web que contienen infinidad de fuentes de letra de todo tipo, creadas, en muchos casos, por diseñadores excelentes, que te permiten hacer uso de ellas con  diferentes fórmulas de derechos de uso. ¡Es muy importante seguir las indicaciones que marque el diseñador de las fuentes que vayas a utilizar!

Mala imagen daremos de nuestra marca, si utilizamos una fuente de letra sin consentimiento o sin seguir las directrices de su creador. ¿Te imaginas que un diseñador te denunciara por hacer uso indebido de su fuente de letra?

Cuando hablamos de tipografía, hay que diferenciar entre el tipo o tipos de letra que utilizaremos para crear el logotipo, y el/los que destinaremos para nuestro uso habitual de trabajo y gestión (cartas, sobres, memorandos), así como para otros usos: cartelería, mecheros, bolígrafos, camisetas, etc.

Las normas que rigen el cómo se deben utilizar estos documentos u otros usos, formarán también parte de la identidad corporativa, ¡no lo olvides!

Y te preguntarás ¿Qué tipo de letra debo elegir para mi identidad visual?

La respuesta te la dará por un lado tu creatividad (o la de tu equipo de diseño) y por otro, el sentido común.

Pongamos un ejemplo de poco sentido común. Imagínate que una empresa de asesoría jurídica utilizara un logotipo con la tipografía siguiente:

 

identidad visual - tipografía 1

 

Evidentemente, el “cante”, sería del tamaño de una catedral. Y no nos referimos al color (que obviamente también canta lo suyo), sino al tipo de letra. Esta fuente puede representar juventud, moda, ocio, diseño, etc. Pero de ninguna manera derecho, justicia, asesoría, etc.

A la hora de decidir que fuente/s de letra se pueden utilizar para el trabajo documental del día a día de tu empresa, conviene también aplicar el mismo sentido común, para hacer que no desentone en la imagen general corporativa de la empresa.

Sigamos con el mismo ejemplo. Supongamos una carta de la empresa a un cliente con la siguiente tipografía (en este caso “Comic Sans MS”)

 

identidad visual - tipografía 2

 


Mi consejo
: utiliza una fuente que sea lo más representativa posible del estilo visual de tu empresa/marca, pero siempre familias estándar, es decir que puedas usarla tú y tus empleados sin  problemas de compatibilidad.Para los bocadillos de un cómic, esta fuente “va de lujo”, pero para un despacho de abogados como que no ¿verdad?

Supón que te decides utilizar una fuente de diseño (no estándar) para tu uso diario. Instalando esa fuente en todos los ordenadores de la empresa, quedaría la cosa solucionada, incluso instalándola en tu propio portátil personal, también solucionarías buena parte del problema, pero ¿Qué ocurriría si tienes que hacer una carta o memorando en, o desde una ubicación diferente, donde no dispones de tus equipos? Menudo lío.

Para acabar con este capítulo, no puedo dejar pasar la explicación que tantas y tantas veces me han demandado sobre el significado de Serif y de Sans Serif, que no es, ni más ni menos, que una forma de clasificar las familias de fuentes de letra.

Las fuentes serif (en castellano: serifas), tienen origen en el pasado, cuando las letras se cincelaban en bloques de piedra. Como resultaba difícil asegurar que los bordes de las letras fueran rectos, los talladores desarrollaron una técnica que consistía en rematar los extremos de casi todas las letras con unos adornos típicos, a los que se denominaban “serif”.

 

identidad visual - tipografía 3

 

Fuente Serif

identidad visual - tipografía - Serif

 

Las fuentes serif incluyen todas las romanas. Son muy apropiadas para la lectura seguida de largos textos, ya que los trazos finos y los remates ayudan al ojo a fijar y seguir una línea en un conjunto de texto, facilitando la lectura rápida y evitando la monotonía. Siguen siendo las preferidas para los libros.

Poco a poco las fuentes serif han ido perdiendo terreno frente a las sans serif. Cuando son utilizadas en el  ordenador, estas últimas “ganan por goleada”, aunque siempre quedan Web o Blogs que utilizan la categoría serif para emular o recordar la tipografía de los periódicos y diarios de prensa clásicos, sobre todo en publicaciones on-line.

Como ejemplos de fuentes serif podemos citar Book Antiqua, Bookman Old Style, Courier, Courier New, Century Schoolbook, Garamond, Georgia, MS Serif, New York, Times, Times New Roman y Palatino.

 

Fuente Sans Serif

identidad visual - tipografía - SansSerif

 

Las fuentes sans serif o etruscas hacen su aparición en Inglaterra durante los años 1820 a 1830. No tienen remates en sus extremos (sin serifa), entre sus trazos gruesos y delgados no existe apenas contraste, sus vértices son rectos y sus trazos uniformes. Representan la forma natural de una letra que ha sido realizada por alguien que escribe con otra herramienta que no sea un lápiz o un pincel.

Asociados desde su inicio a la tipografía comercial, su legibilidad y durabilidad los hacían perfectos para impresiones de etiquetas, embalajes, envolturas y demás propósitos comerciales. Aunque este uso motivó que fueran despreciados por aquellos que se preocupaban por los tipos bellos y la impresión de calidad.

Las fuentes sans serif facilitan su visualización en la pantalla de un ordenador, resultando muy legibles a pequeños tamaños y bellas y limpias a tamaños grandes. Sin embargo, no están aconsejadas para textos largos, ya que resultan monótonas y difíciles de seguir.

Entre otras fuentes sans serif, se encuentran Arial, Arial Narrow, Arial Rounded MT Bold, Century Gothic, Chicago, Helvetica, Geneva, Impact, Monaco, MS Sans Serif, Tahoma, Trebuchet MS y Verdana.

Bueno amigo, con este post completamos la serie de la identidad visual de una empresa/marca. Espero que te haya gustado y te sea práctico en el futuro.

Próximamente veremos como materializar un manual con las normas de la identidad visual.

¿Te ha surgido alguna duda? ¿Te atreverías a iniciar un plan de identidad visual? ¿lo ves útil?

No dudes en contarnos tus sugerencias o dudas.

¡Hasta pronto!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *